Me nombran

Miradas que esconden piropos
En sus muslos me sentí otro,
poeta y revolucionario
La mayor barricada que vi jamás:
Sus labios

¿Debí pedir aquel beso?
Si ella asintió al ver mis ojos invocarlo
Ahora preso
del peso
del no regreso
recuerdo
que olvidé robarlo

Me nombran enfermizo y extinto
Víctima de delirio y deseo carnal
Difícil libertad
la de ser animal
libre de moral,
esclavo del instinto

Si mi ser dicta y ordena
Disculpen, avergonzarme no debo
No es vicio,
es impulso y relevo
Un resquicio
de Dionisio
y Helena

Roe mi hueso, seré perro en celo
Nuestro físico, hierro en fundición
Unión
para volar sólidos y ligeros
Sin ataduras,
dictadura
de la pasión
Sin rigor,
obedecerte solo quiero
Perderme en tu pelo,
imponer mi sumisión

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s